miércoles, 23 de abril de 2008

Trabajo Infantil


Casi cada dia paso caminando por algunas calles de mi ciudad, Guayaquil. Me gusta observar a la gente, cada uno lleva un problema en su cabeza, veo niños, novios, chicas con uniformes de oficina, padres, etc.
Pero dentro de todo mi mundo de observación logro ver, y como no! a los Niños Trabajadores, los niños que no tienen mas que hacer que trabajar para sobrevivir, y los ojos se me llenan de lágrimas al ver que estos niños no tienen las ventajas que todos los niños del mundo deben tener.
Sus caras son amargadas, estan ahi en las calles, sucios, distraídos, muchos de ellos medios drogados, puede ver en sus ojos sus limites, sus tristezas, es de verdad tan penoso ver todo esto.
Hace unos dias iba yo en el bus y se subieron un par de niños, ambos rodeaban los 7-8 años, no mas.
Entre ellos se armaron un juego de palabras entre los que metian a los pasajeros del bus, a mi me tocó ser la prima del tal Juan, era de verdad chistoso oírles hablar. Pero al pasar por cada banca para vender o recoger su dinero, pude ver sus ojos, así frente a frente y senti tanto deseo de abrazarlos, de decirles que la vida no les ha jugado a su favor, que no tienen la suerte de muchos, y que el hecho de que yo lo LAMENTO no significa mucho, ni poco, no significa nada. Simplemente no puedo yo cambiar esta sociedad en la que los papeles parecen jugar papeles inversos.
Las autoridades de este país deben preocuparse más por estas almas tan puras, veo como se pierden y nadie hace nada, es que es de lo mas horrible dejar pasar asi las cosas, yo no puedo caminar por las calles de mi ciudad sin pensar en cada uno de esos angeles que caminan sin rumbo...
A todos ellos mi mas grande sentimiento de solidaridad y mi homenaje humilde.
Porque los niños son la única verdad de este Universo.