lunes, 17 de marzo de 2014

Paseos Primaverales en Madrid.

Sin duda una de las Estaciones más esperadas por muchos es la Primavera, aquí en España la gente se vuelve loca cuando llega el mes de marzo y no es para menos, porque todos los árboles empiezan a florecer y el frio desaparece casi que de la noche a la mañana y a su vez es reemplazado por un clima cálido y unos días en donde el personaje principal es el Sol y siempre adornado por un cielo completamente azul.
Los primeros días primaverales la locura también llega a esta casa y nosotros también salimos de paseo con cámaras en mano y nos vamos a los lugares más bonitos de Madrid.
La Quinta de los Molinos es uno de esos lugares y es que con sus cientos de árboles de almendros en flor es un destino seguro para muchos madrileños y bueno también para muchos franceses, americanos, italianos, etc etc que están de visita por Madrid (al parecer cada vez se está haciendo más y más conocido, saldrá en alguna guía de viajes?).
Para que se hagan "una idea" de lo bonito que es, aqui por supuesto les dejo una pequeña muestra fotográfica que hice ayer :) Enjoy!








 Que tengan una semana muy productiva y llena de luz!


martes, 11 de marzo de 2014

Hacienda Cusin.

Ayer por la tarde mientras me comía un postre que solía hacer mi mamá cuando yo vivía allí se me activó el botoncito de la Nostalgia. Para colmo justo recordé que hace un año que estuve en Ecuador para estas mismas fechas, así que rápidamente hice lo que suelo hacer en estos casos de nostalgia aguda, voy a mi computadora y abro las carpetas con las cientos de fotos que aún tengo SIN editar del viaje a Ecuador, mientras apaciguaba mi tristeza y terminaba mi dulce de las tres leches (les prometo poner la receta por aqui pronto!) descubrí las fotos que hice en la Hacienda Cusin y entonces solté la cuchara asustada porque me dí cuenta que aún después de un año no he hecho la reseña que me había prometido a mí misma que haría.
Pero bueno, nunca es tarde y si estas pensando viajar a Cayambe, Otavalo y El Lago San Pablo, pues este es tu sitio!
Nosotros lo descubrimos gracias a al recomendación de una familiar (Gracias Blanquita!) y ya desde que entramos a los jardines en busca de la recepción nos atrapó la belleza del lugar, montón de pájaritos, árboles, flores y sobretodo el aire puro de la montaña  y es que para los que no conocen esta parte del Ecuador debo decirles que es uno de mis sitios favoritos, no solo por los paisajes tan hermosos de los alrededores sino por su clima, es como vivir en una eterna primavera.
La Hacienda en sí tiene un gran terreno, muchas parte son jardines gigantes, pero claro tambien están las casonas principales en donde se encuentran las habitaciones y salas de estar, librería, etc etc.

Como ya acaban de ver en las fotos, es un sitio bastante acogedor, las habitaciones,  al menos la nuestra y la de mis papis estaban super lindas, bien arregladitas, se veía todo puesto con mucho gusto y hasta nos dieron una mini sorpresa ese mismo día que nos instalamos.
Por la noche cuando regresamos a las habitaciones para ya irnos a dormir estabamos con Markus sacando nuestras ropas de dormir y de repente Markus me dice que justo en el lado en donde yo iba a dormir estaba "calientito" como si alguien se hubiera sentado hace poquito encima jajajaja obviamente yo salí asustada con mi cepillo de dientes y semi desnuda del baño para ver si no me estaba tomando el pelo pero cuando abrimos las sábanas vimos que nos habían puesto una de estas Bolsas de Agua calientita que usan las abuelitas :)
Nos pareció un gesto super tierno y nos reímos bastante con las ocurrencias del fantasma friolento que había entrado a la habitación a dejarnos su bolsita de agua jajaja
Pero si las partes interiores eran asi de lindas como en las fotos, las partes externas y las vistas eran de ensueño, de hecho desde la ventana de mi habitación se veía un montón de árboles de limones, era precioso, me sentía como si estuviera viviendo en otros tiempos...


Mis papis no están acostumbrados a tanta naturaleza dentro de un "hotel" son más personas de ciudad, con su televisor bien puesto etc etc. Yo obviamente me olvidé de este punto cuando nos instalamos porque el sonido de la naturaleza era tan acogedor... pero si me dio un poco de miedo que mis padres no estuvieran muy a gusto. Al día siguiente me dijeron que no habían extrañado la televisión para nada jajaja, de hecho fue poner un pie en la cama y caer acurrucados con el silencio y al despertar oyendo los pajaritos.
Y es que eso es lo que tiene el quedarse en lugares alejados de las grandes ciudades, uno se puede desconectar un rato de carros ruidosos, negocios, en fin, del caos. A parte que casi no había gente hospedada en esos días, aunque ahora que lo recuerdo si que había gente pero eran extranjeros creo y esos son generalmente gente que va en busca de paz y naturaleza asi que casi ni se los oía cuando paseaban por los alrededores como nosotros...

No hace falta decir que Markus y yo estabamos enamoradísimos del lugar, dimos 365 vueltitas y siempre encontrábamos algo distinto y lindo que fotografiar, incluso una vez nos subimos por unas escaleras para ver las vistas y nos topamos con una pastora llevando su ganado y estaban tan cerquita que nos daba miedo que por andar sacándole fotos la pastora se trepara por ahi y nos dé en la cabeza con su super palo  jajaja

Creo que las fotos hablan por si solas, en definitiva la Hacienda Cusin fue el descubrimiento, sé que existen muchos sitios parecidos por esta zona, pero es que con esos paisajes y ese clima no es de extrañar. Y si vas en carro y deseas visitar Otavalo, Cayambe o bajarte al Lago entonces estás en una muy buena ubicación.
Para los que se han quedado tan prendados del sitio como yo y quieren ver como llegar y leer un poquito más sobre los servicios, precios, etc  les dejo aqui abajo su dirección web y sus números de teléfono.


Creo que si algún día van mis suegros de paseo seguro los llevaremos allí... A ellos que les encanta la primavera y las flores, estarán como en su casa :)


miércoles, 26 de febrero de 2014

Yo nunca!

Eso era lo que yo me repetía una y otra vez cuando era adolescente y veía a esas parejitas en el centro comercial despidiéndose por horas, envueltos en besos babosos, caricias públicas, ojitos de ranas enamoradas, etc etc, me daban un asco tremendo! 
Yo vestida de negro, con mi música rock a todo volúmen, en mi mente dibujaba mi propio comic en donde una versión músculosa y gigante de mí venia derechito a donde estaban los "enamoraditos" y los aplastaba con tal furia que luego parecían chiclecitos pegados al piso.
Hoy tuve que recordar esa época, que tampoco es que fue hace muchísimo tiempo, pero sin embargo la siento ya tan lejana.
Salí a comprar florecitas, eso supone una gran caminata hasta la florería más cercana y en realidad las posibilidades de que encuentre algo "bonito" son bien bajas, pero aún así me fuerzo a salir a ver que tienen, ya las mujeres que atienden me conocen y saben que siempre pregunto por nombres de flores extravagantes, incluso han anotado mi nombre y mi teléfono para avisarme en caso de algún avistamiento de flor raramente bonita :)
Y bueno, como era lógico, no había nada, flores bastante marchitas y aún a precios bastante altos, lo cual al inicio me daba rabia, ahora lo que me da es tristeza, pero en fin, que ya estoy acostumbrada así que para no pensar que había hecho mi caminata en vano decidí detenerme un ratito en una de mis panaderías preferidas a la cual no voy casi nunca porque queda lejos y además porque como tiene cosas ricas prefiero no visitarla tan a menudo por temor a que mis gorduritas se sientan consentidas. 
Pedí una barra de pan (aquí en España es algo bastante típico comprar barras de pan para almorzar, cenar, etc) y además unos pastelitos, uno como una mini-pizza y otro con salchicha, etc. 
Porqué tanto? pues porque quería traerle alguna cosita especial a mi marido, como igual nos vemos al mediodía, entonces a lo mejor le puedo sacar una sonrisita.
Cuando entré al edificio llamé al ascensor y a penas se abrió la puerta en el pasillo que lleva a mi departamento lo ví. Ahi estaba arrimado a la pared, con esa sonrisa tan dulce que me derrite.

El: Pensaba que podías ser tú!
Yo: Y usted mi precioso? Que hace aquí? llega o ya se vá?
El: Ya me voy ( carita triste)
Yo: oh! Y yo que te había traído una mini pizzita y pan y...
El: (sacando las llaves y volviendo a abrir la puerta del piso) En serio? Entonces me lo puedo llevar para comerlo después..

Una vez adentro le enseñé lo que le había traído de la panadería y luego nos abrazamos y nos besamos y nos abrazamos otra vez y el me toma la cara entre sus manos y me acerca a su pecho y me dice que como es que puedo ser tan linda (  y yo le digo que no lo soy y hago cara de desacuerdo pero no dejo de sonreírle ) y él sigue diciendome que me quiere, que gracias y cruzamos dos o tres frases y el vuelve a la puerta para "volverse" a ír y se lleva su pizzita en las manos envuelta en papel y yo lo miro desde el umbral de la puerta y le abrazo otra vez y le beso el pecho encima de su abrigo y entonces otra vez pone esa cara dulce y me dice:

El: Y ya había bajado las escaleras!
Yo: Donde?
El: Aquí en el edificio, me habia ido por las escaleras, pero entonces oí el ascensor y pensé: Puede ser ella...
Yo: De verdad? Y subiste para esperarme?
El: Si, claro!

Y me avalanzo sobre él otra vez y le beso y le digo que es un bello y que lo amo con locura y nos sonreímos y nos lanzamos besos volados y nos dá igual lo que piensen los vecinos jajaja 
Cuando he cerrado por fin la puerta me vienen a la mente todos esos enamorados a los que mi versión en comic musculosa aplastó y trituró sin compasión. 
Ahora yo y Markus deberíamos ser  teoréticamente un par de chicles pegados al piso también, cierto?
Al rato vengo a sentarme delante del ordenador y veo esto delante de mi pantalla:

Traducción a la letra de doctor de mi marido: "Este Kusititus (así le llamo de cariño) te quiere muchísimo! Espero hayas encontrado flores bonitas! + Muchos asteriscos que simbolizan besos.

Dios mío, no quiero ni imaginar que sería de mí si ahora mismo me llego a encontrar con mi antigua trituradora de enamoraditos babosos! Estoy casi segura de que seríamos el blanco perfecto jajajaja


martes, 18 de febrero de 2014

Praga, la ciudad que me robó el corazón.

Muy al inicio de mi guía turística había un texto con una frase que me llamó mucho la atención: "Praga, infinita galería de joyas arquitectónicas al aire libre". La leí cuando empecé a hacerme a la idea de que iba a visitar la ciudad pero honestamente no estaba tan segura, o mejor dicho, creo que la palabra "infinita" dentro de la frase era incluso para mí algo exagerada. 
Debo retractarme, la palabra INFINITA era precisamente la palabra perfecta que podía llevar aquella frase, simplemente no existe otra que encaje tan bien.
Estoy recién llegadita a Madrid y necesito escribir este post porque tengo aún todos los recuerdos recién saliditos del horno.
Hace unos días volamos por fin con destino a la ciudad que me había estado poniendo como loca en los últimos tiempos, arriba en el avión, mientras sobrevolábamos parte del sur de Alemania el viento se puso tan eufórico que tuvieron que detener la venta de comida y nos obligaron a sentarnos y ponernos los cinturones y yo sólo tenía una idea fija en la cabeza: Por lo menos quiero verla una vez! Después que sea lo que sea :)
Pero como era de esperarse, aterrizamos y yo no podía de la emoción, el recorrido hasta el hotel fue tan pero tan sencillo que casi daba risa y eso que había que coger bus, metro y caminar, pero es lo que tiene una ciudad bien señalizada, es casi imposible perderse y por supuesto también hay que mencionar el sistema integrado de transporte, toda una maravilla! Compras un ticket de bus y te sirve para el metro e incluso para subirte a los tranvías de la ciudad.
El hotel (Galileo, por si algún día viajan a Praga...) estaba muy bien! Lo mejor: Los recepcionista todos súper amables, hablan español, inglés, alemán y Dios sabe cuantos idiomas más, las habitaciones limpias, amplias, televisión internacional, baño grande con todas las comodidades, ascensor, desayuno incluído, etc etc... Y todo ello por un módico precio!
Pero claro, los hoteles, son eso hoteles y yo quería ver la ciudad!!! Así que agarramos los bolsos llenos de lentes y cámaras y salimos a caminar, porque de eso se trata cuando vás a un sitio para conocerlo... Caminar, caminar y caminar!
A penas salimos y vimos sus calles entendí el porqué del uso de la palabra "infinito" en la frase que explico muy al inicio de este post. Cuando llegamos a la plaza Wenceslao me enloquecí con la cámara, no dejaba de reírme como loquita y de hacer clic clic y clic, luego llegamos a la ciudad vieja, donde están los edificios mas emblemáticos como el ayuntamientos, el templo Tyn, etc y es que no quería ni pestañear por temor a perderme algo, es indescriptiblemente hermoso! Y es que generalmente los centros de las ciudades son así como lo más pintoresco y bonito que pueden ofrecer  a los turistas, la diferencia con Praga es que las partes "fotografiables" ván mucho más allá del centro.
Una de las maravillas de la ciudad son sus incontables torres que se alzan como agujas afiladas por toda la urbe, decirlo es una cosa pero verlas en vivo y en directo es otra! Cuando recorres sus calles es como estar dentro de una novela de suspenso, donde aparecen personajes misteriosos dentro de casas encantadas, se respira un aire bohemio y mágico de día, de tarde y más aún por las noches.

 (Quiero aquí hacer un paréntesis para agradecer con todo mi corazón al marido que se portó tan pero tan bien y hasta subió a varias torres el mismo día y me ayudó a cambiar de lentes y esperó pacientemente conmigo para que pueda fotografiar los atardeceres y todo cuanto se ponía delante de mi cámara. Gracias por avisarme cuando salió la luna gigante, gracias por buscarme "el mejor sitio", gracias por cargar todo en tu espaldita y llevarme a todos lados sin quejarte. Mi vida, gracias de verdad, te lo he dicho miles de veces pero te lo repito de nuevo: eres el mejor!)

Creo que fue una buena decisión ir en esta época del año, entiendo que en primavera debe estar todo floreciendo pero si en invierno la ciudad ya tiene bastantes turístas, en primavera o verano debe ser casi imposible sacar una foto sin que se te meta alguien delante. 
Del clima no me puedo quejar, es verdad que quería verla con nieve pero la ciudad en sí es tan pero tan impresionante que ni bien llegamos me olvidé de la nieve! jajajaja, de hecho tuvimos unos días maravillosos, de todo un poco... solazo, también lluvia y días nubladitos y frio frio así como todos me decían que iba a sentir en realidad pues no sentí, de hecho llevamos de paseo un montón de gorros y guantes que nunca nos pusimos!

(Fotos hechas con el iphone)
 
Otra cosa que estuvo bastante bien fue la cerveza, en todos lados se puede conseguir una buena jarra y además es muy barata. Quizás con la gastronomía no caímos enamorados y es que ya lo había leído en el guía, la comida allí se parece mucho a la comida alemana de invierno. Y es verdad! se parece un poco pero no necesariamente es más rica, de hecho nos llevamos la impresión de que era más sencilla. Pero bueno, existen cadenas de hamburguesas y otras cosas que siempre se pueden comer si de verdad quieres comer algo rico y no decepcionarte pidiendo algun plato "típico checo".
Eso sí, las panaderías/pastelerías son LO MAXIMO! Si eres golosa y dulcera como yo entonces en Praga encontrarás muchos dulces para chuparse los dedos y para variar...todo muy económico!
Las colinas, las callecitas, los puentes, las vistas, las torres, para conocerlo todo había que caminarlo todo y cada día llegábamos casi moribundos al hotel, pero si de algo estoy segura es de que Praga lo vale.. Ohhh si que lo vale! De hecho creo que lo volvería a hacer. No es que yo conozca muchos lugares pero de los pocos que he visto puedo asegurar que Praga es uno de los sitios más bellos que mis ojos han tenido la suerte de ver.

Y mientras yo descubría la ciudad de la mano de mi amor, en Ecuador estaban empezando a circular las revistas Vistazo del mes de febrero en donde salgo yo en un reportaje, yeahhh!!!
Estaba tan contenta que hasta había planeado una sorpresa para mi mamá, les cuento: Había pedido a mi hermana mayor que comprara la revista y le dijera a mamá que "tenía que ver algo" y así se enteraría, todo eso lo planeamos através de chats en el whatsapp, pero la cosa es que alli tenemos también una conversación en donde mi mamá está incluída y como yo cada noche al llegar al hotel estaba tan pero tan cansada y desorientada por haber caminado tanto de repente metimos la pata y lo dijimos dentro de la conversación y zas que mi mamá se enteró!!!! jajajaja, como me he muerto de risa! Si seremos pendejas jajajaja pero bueno, en todo caso, mis papis se pusieron súper felices y eso es lo que cuenta, claro.
Para los ecuatorianos que desean conseguirla, se trata de la revista Vistazo del mes de febrero:


Si desean ver Praga através de mi lente pueden visitar mi FLICKR, iré posteándo fotos poco a poco.
 Na shledanou/ Hasta Pronto!