lunes, 11 de noviembre de 2013

Costumbres alemanas.




O mejor debería titular el post: Costumbres alemanas o como engordar en cuestión de 2 días! :)
Ya estamos casi mediados de noviembre, saben lo que eso significa? Que ya deberia haber empezado a hacer algún tipo de dieta para poder llegar a Alemania bien flaquirucha y despreocuparme de comer todo lo que quiera en las fechas de navidad y año nuevo. Y es que siempre digo lo mismo: Este fin de año si que no voy a abusar ...Ja! por supuesto que de eso nada porque a penas llegamos al aeropuerto a mi se me abren los ojos como huevos fritos y empiezo a oler panes, embutidos, golosinas etc etc etc.
Hoy mientras desayunábamos (si, hoy no sé me pegaron las sábanas, estoy mejorando!) leímos en la fundita de mis tostada: "Sabías que el mayor consumo de pan per cápita del mundo es el de Alemania con 106 Kg? En segundo lugar figura Chile con 98 Kg.
Bueno, de la chilena no puedo decir o contar mucho porque no he estado ahí ni una sola vez, hum? bueno, miento, si he estado pero dentro del aeropuerto y aunque fueron 5 horas de espera supongo que no cuenta :)
Sin embargo de la alemana sí que puedo hablar. De hecho el tema del pan fue una de las primeras cosas que me impactaron al llegar a vivir a Münster.
No sé como serán las costumbres de ustedes pero para que me entiendan mejor. En mi casa de Guayaquil el pan es sinónimo de desayuno. Al menos en mi casa no puede faltar el pancito con queso, jamón y su respectivo juguito o leche. En el almuerzo y en la cena es casi que obligatorio comer calientito, o sea arroz, con alguna carne, ensalada.
Cuando me casé y dejé mi ciudad, también estaba dejando mis costumbres, al menos una buena parte de ellas. Como buena esposa latina intentaba atender a mi esposo de la mejor manera posible y cocinaba en el almuerzo y cocinaba o calentaba la comida para la cena.
Lo chistoso de todo era que aún seguía saliendo esta frase: Has cocinado? no hacia falta! podemos comer pancito.
Entonces yo miraba con un poco de recelo a mi esposo porque una de dos:
Mi comida era tan pero tan mala que él intentaba no comerla ó en realidad le bastaba con pancito!
Por supuesto como yo aún no sabía la costumbre "del pan alemán" pensaba firmemente que la primera opción era la verdadera y por ende me puse triste y desconsolada.
Intenté mejorar mis técnicas en la cocina pero Markus aún seguía diciendo que el también podía comer pancito...
Tuvieron que pasar unos cuantos meses hasta que por fin lo entendí todo. No, no era que mi comida era mala o incomible era simplemente que de verdad existia una costumbre muy alemanesca de reemplazar la comida caliente por el "pan con cosas".
Pan con cosas, si, así lo llamamos aquí en casa. Consiste en poner la mesa con platos y tenedores pero en vez de servir comida caliente sirven una gran bandeja con pan, tostadas y ponen mermeladas, margarina, embutidos, quesos etc.
Se podría decir básicamente que es como un segundo desayuno, porque luce muy parecido. En casa de mis suegros lo hacen mucho, generalmente desayunan muy bien, almuerzan rico y en la noche comen "pancito con cosas".
Es lo más sano, al menos cumple con la frase de:

"Desayuna como un rey, almuerza como un príncipe y cena como un mendigo"

Pero claro, a mi me costó un poco aprenderlo y las primeras veces admito que me quedaba tan hambrienta! En la noche me sonaba la barriga y me imaginaba mi puré con salchichas o mi ceviche con patacones :(
Pero el tiempo ayuda y ahora ya puedo decir con alegría que esa época ha pasado, ya he acostumbrado a mi estómago a cenar caliente o a comer solo pancito, le gustan ambas cosas y no se queja más.
Y bueno, es lo que tiene el convivir de dos culturas muy pero que muy diferentes. Por ejemplo ahora Markus ya no se asusta si de repente comemos puré con arroz y salchichas :)
Por supuesto que alguna vez me soltó su opinión al respecto: Arroz y puré NO PUEDEN IR JUNTAS JULIA!!!!! pero ya está, al final se los comió y  la mezcla no le resultó tan mala :)
Igual que yo aprendí a comer puré de papas y puré de manzanas al mismo tiempo, hum!!! una delicia y mezcla alemana muy común por cierto.
Lo que aún no logro que me guste del todo es la famosa comida de invierno aleman ahi si que sigo teniendo un serio problema. Todas esas legumbres y vegetales herbidos no me llaman mucho la atención y honestamente lo encuentro un poco repugnante pero bueno, siempre nos quedan las tortas, los embutidos tan variados y otras 10.000 cosas más por las que sí que se me cae la baba.

Como ésta por ejemplo, la sopita mentirosa:





Ya le digo así porque a simple vista se vé como una sopita aguachenta y sin sabor pero agárrrense de sus asientos porque un platito de esta sopa te calienta la barriga de una forma tan rica y especial.
Se suele servir mucho al menos es casi inevitable encontrarla como "entrada" en las grandes comidas como la de fin de año. Desde que llevo asistiendo cada Navidad la sirven y tan solo los que me conocen bien saben que yo soy la antisopa más antisopera del mundo mundial pero cuando probé esta sopita todas mis defensas antisopa se vinieron abajo.
Es pues, una sencilla pero riquísima sopa de pollo. Es super ligera, pero conlleva más trabajo de lo que uno se podría imaginar. Si ven los cuadraditos? Están hecho a base de una mezcla de huevo y las bolitas también llevan masa especial y lo más curioso es la forma en que cortan los vegetales. En Ecuador las sopas llevan su buen trozo de choclo, con su trozote de papa y zanahoria etc, pero en Alemania es lo contrario, todo debe estar herméticamente bien cortadito, pareciera que cada trozito de vegetal debe pasar por un control exhaustivo de 5 x5 cm para entrar en la olla, si mide más ya no sirve :)
Claro que estoy exagerando jajaja pero a simple vista de verdad que pareciera que es cierto! Y ahora mismo se me vino a la mente aquella vez cuando hice con todo mi cariño aquella sopita de queso para el marido y a penas le serví el plato lo vi levantarse para ir a ver un cuchillito y empezó a cortar cada cosa que estaba en su plato, me sentí tan mal y tuvimos la mega pelea jajaja pero allí esta.. un nuevo aspecto que asociar a nuestras diferencias culturales.

Otra cosa que  no podía faltar es el famoso: Apfelschorle!




Yo soy de la idea de que el Apfelschorle debería existir no solo en Alemania y las cercanías sino en todo el mundo, me parece una cosa tan sencilla pero tan rica y mucho menos dañina que las colas de sabores llenas de azúcar a las cuales estamos acostumbrados.
El Apfelschorle no es más que agua con gas con un chorrito de jugo de manzana de caja, o sea se podría decir que es agua con sabor :)
Pero es super refrescante y yo casi siempre que estoy en Alemania me lo pido. Claro yo no tomo cerveza pero para los amantes de esta bebida también existe una gran variedad Alemania  y algo que me dice que debe ser excelente.

Cuando lo pienso, de verdad me hace mucha gracia. O sea yo hablando de sopitas de pollo ricas? Si ya de por sí se dice que el matrimonio influye en ciertos cambios, en el caso de las que estamos casadas con extranjeros el cambio se siente aún mucho más.

Y ustedes también han sufrido o están sufriendo cambios drásticos? :)



14 comentarios:

Hada de Luz dijo...

Lo de Chile en segundo lugar es cierto, acá al desayuno es infaltable el pancito con muchas variedades de cosas, mas su te, café o leche. Al almuerzo su típica comidita contundente con ensalada y si hay pancito, muchos lo aceptan bien y a la once, pues el rey es el pan con... palta, tomate con ají picadito, embutidos, mermeladas y si a eso le agregas un trocito de algo dulce, mejor aún... por eso es que somos rechonchitas (gorditas) las chilenas, al menos las de más al sur!!! :)

Hada de Luz dijo...

Lo de Chile en segundo lugar es cierto, acá al desayuno es infaltable el pancito con muchas variedades de cosas, mas su te, café o leche. Al almuerzo su típica comidita contundente con ensalada y si hay pancito, muchos lo aceptan bien y a la once, pues el rey es el pan con... palta, tomate con aji picadito, embutidos, mermeladas y si a eso le agregas un trocito de algo dulce, mejor aún... por eso es que somos rechonchitas (gorditas) las chilenas, al menos las de más al sur!!! :)

Elizabeth Padilla dijo...

No puedo estar más de acuerdo contigo. El pan alemán es de las mejores cosas que tiene Alemania. Cuando voy no me pueden faltar mis panecitos sobre todo los de semillas, me matan!! (y engordan, pero no importa) jeje

Lo de hacerse panecillos con todo, sufro en casa también Por que mi esposo también se los hace pero ya de cualquier cosa, incluso llega hacerlos de esta forma:- Se come todo el caldo de la sopa, y de los cuadraditos de verduras, o tiras de pollo, se hace el "sandwichito". - Yo siempre decía "Pero para que te hago sopa"....
Pero cocí a la familia alemana y entendí todo!! Por que el mío es mitad alemana también ;))

Y el Apfelschorle me encanta, siempre lo pido, y si, debería de haberlo en todos lados!!! Porfavor.
En México esta el refresco Sidral Mundet, y es bastante parecido, con algo más de gas, sin ser súper gaseoso.

Yo si de algo más me quedo de la comida alemana son también los Knödel y las Wiener Schnitzel, especialmente las de la https://www.beiomakleinmann.de/. Nos hicieron desayunar casi nada, para poder comerlas de lo grandes que son y me impresiono que para ir, hay que hacer reservación y no vende otra cosa que Schnitzel

Ya me dieron ganas de comer, y de ir a Alemania !! ;)))

Flac_k dijo...

Julia! que historia tan divertida como la cuentas, jajaja, aunque me imagino que en el momento debió ser desolador no saber si tu comida era mala.

Me encantaron las costumbres alemanas! todo hace parte de la aventura del amor no?

Saludos!

Mary Fernandez dijo...

¿Cómo no entenderte? Llevo con mi pareja 9 flamantes años y es de origen Suiza, por tanto, la comida es bastante parecida. Aún no me acostumbre al pan sólo con salchicha. Es algo que me cuesta montonazo por ser latina como tu. Sólo llevo 8 meses en Suiza, anteriormente disfruté de 7 años en mi querida y añorada Madrid.

Tengo la firme convicción que lograré amoldarme a este tipo de cultura, me defino por "Open mind".

Besitos,

Mary F.

Mary Fernandez dijo...

¿Cómo no entenderte? Llevo con mi pareja 9 flamantes años y es de origen Suiza, por tanto, la comida es bastante parecida. Aún no me acostumbre al pan sólo con salchicha. Es algo que me cuesta montonazo por ser latina como tu. Sólo llevo 8 meses en Suiza, anteriormente disfruté de 7 años en mi querida y añorada Madrid.

Tengo la firme convicción que lograré amoldarme a este tipo de cultura, me defino por "Open mind".

Besitos,

Mary F.

fer dijo...

Cuanta verdad hay en tus palabras, nunca en mi vida habia comido tanto pan como cuando estoy en Italia, en colombia el pan era para el desayuno o muchas veces ni para eso....aca para donde vayas lo primero que te ponen es pan! pero bueno bien venga a comer pan con jamonsito que no te toca cocinar ni lavar platos jijijiji te facilita la vida.

me, the drama queen dijo...

creo que la gran variedad de pan es algo que más o menos extraño..y la verdad es que en Ecuador comemos mucho arroz (por eso a veces sorprendidos mis amigos alemanes o extranjeros allá me preguntaban si éramos descendientes de chinos...) pero yo siempre he sido de comer pan... y en Alemania hay una variedad increible... aquí la verdad que hay muchas clases de panes pero así mismo son más caros de lo normal, lo que si no he encontrado es el pan negro negro pumpernickel

Genín dijo...

Yo no conozco la cocina alemana, pero me da la impresión que me podría adaptar perfectamente porque soy un adicto al "pancito con cosas" sobre todo con queso,o salsa varias para mojar, a mi me pones un buen pan y un buen queso y un buen Rioja tinto, y soy el hombre mas feliz del mundo, pero claro, lo que tu dices, eso no veas lo que engorda, el colesterol, los triglicéridos y todas esas vainas malignas, así que lo tengo prohibido, al menos como a mi gusta, sin limites...como me gusta todo en esta vida :(
Besos y salud

Anónimo dijo...

:) ¡Como siempre, muy simpático tu post Julia! ¿Que si he sufrido cambios en lo que respecta a comida? Ahora mismo J. acaba de hacer arroz blanco (que hace años luz no comíamos) y huele que mmmmmmm.
Durante los primeros meses siempre cocinaba yo arroz y él me pidió la receta para aprender. Como yo lo hacía "a ojo", una tarde se puso junto a mí para apuntarlo todo con medidas... han pasado los años y lo de hacerlo a ojo ya no me funciona, y adivina qué! el que hace el arroz es él :)
Aquí también ponen pan a todo y es algo que no puede faltar en la mesa, incluso si hay llapingachos! En fin, que sí que han cambiado nuestras costumbres: desde hace mucho ya no hago arroz todo los días sino que varío preparando cosas acompañadas solo con spaguetti, papas o vegetales (más pancito en el caso de mi esposo ;) ) Y bueno, te dejo porque están listos la sopita y el arrroooozzzzzzz ;) Nadya.

conmibolsoacuestas dijo...

Yo lo que sé es que me estás dando un hambre tremenda. La sopita tiene una pinta increible. Y la bebida esa de manzana pinta bien porque si no tiene alcohol seguro que me gusta. Yo jamás he ido a Alemania asi que no tengo ni idea de sus costumbres ni nada. Yo también me he acostumbrado a cenar poquito para guardar la linea, mas bien perderla y con la tonteria lo he conseguido. Pero qué hambre he pasado al principio!

beso grande

Anónimo dijo...


Como siempre muy divertida con tus post Julia.

Tienes mucha razon Julia, cuando se unen dos culturas diferentes es dificil al comienzo acostumbrarse.
En mi caso, sucedio algo asi eso del pure con arroz o con tallarin, mi gringo me quedo viendo como cosa rara la primera vez que le servi un plato asi, y lo primero que me dijo, Como vas a juntar dos carbohidratos! No es posible!, y yo le dije , "si quieres come y si no lo dejas ahi, es lo unico que hay" jaja, no le quedo otra que comerselo. Con el tiempo nos hemos ido adaptando el uno al otro en comidas, hasta el punto que ya ni el arroz lo comemos que por cierto ya me dio ganas de comerlo calientoto, con este frio!!!, y asi muchas otras experiencias que me imagino tu tambien las habras vivido.

Sigue escribiendo y divirtiendonos Julia, soy una fiel seguidora.

Besos

Anónimo dijo...

Hola Julia,
muy bueno tu post.
Yo también estoy casada con un alemán y la verdad es q el "pancito con cosas" nos ha sacado de apuros muchas veces. Como los 2 estamos en el trabajo todo el día, a veces no hay tiempo para hacer una comida caliente para la cena. De todas maneras mi marido prefiere cualquier cosa q yo cocine al "pancito con cosas";-)
De las comidas alemanas lo q sí no me pasa es la "Sauerkraut". Igual q tú soy una super fan del Apfelschorle.
La comida alemana tiene sus cosas buenas pero a mi comida ecuatoriana no la cambio por nada. Estoy contando los días para ir al Ecuador y disfrutar de unos cuantos cevichitos con patacones :-)

Un fuerte abrazo,
Ely

Anónimo dijo...

Hola Julia!
Cómo se nota que somos ecuatorianas .
Tú dices que estás preparándote para pasar tu Navidad en Alemania con respecto a la comida, yo que diré que vivo aqui....Me encanta la comida típica de la región donde vivo y al igual que a ti y a las otras chicas que escriben el Apfelsaftschorle es una bebida muy refrescante que me encanta. Sauerkraut, pan, los pasteles, las galletas, el vino caliente paseando por algún mercado de navidad, los embutidos, etc,etc,etc...En solo pensarlo creo que ya subo de Peso ja,ja,ja...
Por suerte mi esposo y yo nos hemos adaptado con esto de las comidas si hay calentadito del almuerzo para la cena lo comemos con gusto y si hay (Vesper-Abend Brot)pancito con embutidos y sus respectivos quesitos,etc tampoco tengo problema aunque al principio si que me quedaba con hambre y a las 10 de la noche o asi me hacia algún batidito de frutas con heladito o picaba algo y ahora ya nos hemos acostumbrado,el arroz no puede faltar en casa ya que a mi esposo le encanta y a mis peques también :-) aunque ya no lo hago todos los días e intento variar. Cuando el esposito quiere cocinar lo primero que ya sabe es hacer el arrocito y un par de cositas más que antes como buen alemán lo hacia a medida y ahora se le a dado también por cocinar al ojo como yo cosa que antes sin sus recetas y sin sus medidas no lo podía hacer. Creo que la mezcla de culturas nos enriquece a ambas partes y aunque a veces se tiene diferencias si hay Amor y comunicación todo se soluciona.
Qué chévere ver que hay más personas que están en nuestra sitación y poder intercambiar experiencias...Besos :-)

Mònica.