lunes, 28 de mayo de 2012

Una intrusa nada esperada.

Guten Tag Berlin!


Ayer domingo nos levantamos tardísimo, no hay nada de raro en este hecho, ya que:

A : Es domingo.
B : Nos acostamos tarde el sábado.

Normalmente el que primero se levanta es el marido, porque yo insisto en mi teoría de que cada noche cuando me acuesto viene un ente extraño que me pone goma de la que pega bien en las sábanas. Es la única razón que puede explicar el hecho de que cada día por las mañanas mi cuerpo parece o sea pegado a la cama. Ahora lo del porque de los ojos cerrados y las ganas de seguir abrazando la almohada es todavía un misterio pero prometo resolverlo en cualquier momento :)
Pero el caso es que el domingo el marido se levantó y empezó como es típico a "gritar" dulcemente frases para ver si yo lograba despegarme de mi sueño rico. Al final y como casi siempre termina ganando y me toca después de varios minutos de ardua lucha ponerme semi sentada en el costado de mi cama y luego de lanzar los correspondientes gemidos (M. dice que suenan como un delfin jajajaja)  me levanto chocándome con todo lo que está en mi camino.
Por suerte mi marido es lo suficientemente alto como para distinguirlo entre mis ojos semirucos y le encuentro en la cocina le abrazo y empezamos a ayudarnos a poner la mesa para desayunar...
Y hablándo de desayuno no se en que momento empecé a comer pan tostado, hasta tenemos tostadora y la verdad es que me encanta, lo malo, porque OJO, siempre tiene que existir algo malo, no? Bueno lo malo es que para poder obtener mi pan tostado calientito y recien tostadito me toca hacer un mini recorrido entre cocina y comedor de unos 8 pasos, lo cual en realidad no es mucho pero seamos realistas, cuando uno sigue dormido y bostezando quien quiero dar 8 pasos y recoger el pan?
Menos mal mi barriga sigue enviando señales de vida y  me impulsa a mover el trasero y dejar mi silla y levantarme de una buena vez a coger el famoso pancito. Y ahi estaba yo, quejándome de lo calientes que habian salido y empezaba a irme de vuelta al comedor cuandoooooooooooo ahi en el pasillo que esta en el paso 4 de los 8 entre la cocina y el comedor la veo.... iba caminando lento pero segura. Mis ojos no podía creer lo que yo estaba viendo, acaso no les había dejado claro que no son de mi agrado? acaso no nos habíamos dicho adiós cuando yo vivía en Ecuador? Son años los que llevo sin verlas y ahora se me aparece así sin mas ni más. Acaso quería darme una sorpresa?
De repente era como si mi vagancia mañera había sido sacudida y por fin logré sacar la voz y gritar:

Yo: Markusssssssssssss, vennnnnnn!!!!!!!!!

Que pasa? dice Markus.

Yo: Coge tu zapato y mata esa CUCARACHA!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Por suerte todo la escena acabó mas rápido de lo esperado pero lo que no consigo explicarme es como logró entrar esa invitada no deseada aqui en nuestro departamento. Jamás he visto una cucaracha en España, peor aqui en nuestro piso, nunca de los nuncas imaginé que iba a tener una aquí. Lo único que se me ocurre es que como aqui cerca han empezado muchas construcciones, con sus respectivas excavasiones, etc... a lo mejor movieron tierra y como habia llovido mucho hace unas semanas, no se, es que sino no se como podrían trepar hasta nuestro piso. Otra razón es que como aca ya han empezado los dias de semi calor horroroso, a veces solemos dejar las ventanas abiertas para que corra el viento y se ventilen los cuartos, a lo mejor ahi aprovechó para colarse?

En fin, que desde ayer no dejo de pensar en la canción de la cucaracha la cucuracha.. solo que en mi estribillo dice: La cucaracha, la cucaracha SI que puede caminar!

Ojalá no haya dejado sus huevitos por ahi porque entonces por mas lindo que sea este piso tendremos que mudarnos.

Ah es que no se si les había contado pero es que yo tengo CUCARACHOFOBIA!!! :O



14 comentarios:

Rosa dijo...

Yo me mueroooooooooo. Lo que más me gusta del norte es que como nunca hace calor aparentemente no hay. Espero no encontrarme nunca ninguna bicha de esas que hasta nombrarlas me da nauseas.

Anónimo dijo...

Yo ódio los bicharracos,toda clase de insectos son lo más asqueroso que no soporto.En mi casa ver una cucaracha es de lo menos provable.
A mi los bichos que más me gustan son los hombres,eso si,bién adiestrados por mi ;)

Misheta dijo...

Ja ja, a mi pasa con las arañas. Lo malo es que yo vivo en el campo ={

Misheta dijo...

ja ja, te entiendo. A mi me pasa con las arañas, y lo malo es que yo vivo en el campo... ={

Genín dijo...

Siempre te quedará la opción de que fumiguen tu casa, hay muchas empresas que se dedican a eso y no queda un solo bicho vivo...jajaja
Besos y salud

Mariela Davila dijo...

Hola nana yo te entiendo tu sbes que yo no aguanto las aranas y cada vez q veo una se me baja hasta la presion!

Eliana dijo...

Bienvenida al verano en España! Yo me mudé 3 veces por el mismo problema, tengo una fobia a las cucarachas que no te puedes imaginar. Hasta que me mudé al campo, donde hay todo tipo de bichos, pero cucarachas no. No obstante salir a pasear por las noches en la ciudad es un suplicio, porque ellas también salen de paseo y pego cada salto y cada grito, que la gente me mira pensándose que estoy loca!!!
Y enhorabuena por tu agotamiento :)

Madame Garburn dijo...

Jajaja te lo juro pensé que ibas a decir una araña o un ratón... las cucarachas para mi no es lo peor.. pero qué dulce!

AidiL dijo...

Jo también tengo pánico a las cucarachas, y siento decirte que en España sí hay... es más, creo que cuando estuve en Perú vi menos que aquí. Sobretodo en las ciudades húmedas hay más, así que en principio, en Madrid no deberías encontrar muchas. Pero sí, siento decirte que las cucarachas son típicas del verano, paseando por las calles sobretodo a la tarde noche... arrghh!!! sin ir más lejos en esta semana ya he visto 2!!

AidiL dijo...

Jo también tengo pánico a las cucarachas, y siento decirte que en España sí hay... es más, creo que cuando estuve en Perú vi menos que aquí. Sobretodo en las ciudades húmedas hay más, así que en principio, en Madrid no deberías encontrar muchas. Pero sí, siento decirte que las cucarachas son típicas del verano, paseando por las calles sobretodo a la tarde noche... arrghh!!! sin ir más lejos en esta semana ya he visto 2!!

Lily dijo...

Aggrrrr no sabes lo que yo sufro con los bichos, y no porque les tenga fobia a ellos como tal, SINO PORQUE ME DA FOBIA MATARLOS!!! lloró nomas por aplastarlos y me siento culpable, y siento que el karma se me va a hechar encima, por matar a tanto ser vivo U_u

Sufro!!!!! (así de drámatico como suena)

David Guapo dijo...

Ja, ja, ja.... Lamento comunicarte que no sólo pueden caminar, sino que pueden volar y así es como entran en las casas (por lo menos en la nuestra).

Besotes.

PAOLA Traverso dijo...

Jajajajaja! Muy bueno el encuentro con la cucaracha Jajajajaja. Pos es una cucaracha maja!!!!

Almudena Marcos dijo...

En esto si que estoy totalmente de acuerdo contigo, y yo he tenido también invitadas no deseadas. No hago más que revisar, por si encuentro algún hueco sospechoso y nada pero cada cierto tiempo aparece alguna.
¡Y yo no me puedo mudar sin más, que la casa es mia!